Economía

Southern Perú se adjudica el proyecto cuprífero de Michiquillay

Southern Perú se adjudica el proyecto cuprífero de Michiquillay

Southern Perú se adjudica el proyecto cuprífero de Michiquillay

La empresa Southern Perú Copper Corporation, filial del Grupo México, se adjudicó hoy el proyecto de yacimientos cupríferos de Michiquillay, en la región de Cajamarca, en los Andes del norte peruano, después de ofrecer 400 millones de dólares y 3 % por regalías, se informó hoy en un comunicado oficial. La agencia peruana de inversiones Proinversión informó que adjudicó "un megaproyecto de clase mundial que ha concitado el interés de empresas de primer nivel internacional" y que demandará una inversión aproximada de 2.000 millones de dólares. Precisó que Southern ofreció 400 millones de dólares por precio de transferencia y 3 % por regalías, como porcentaje de ventas netas anuales. Agregó que esta fue "la mejor propuesta económica en beneficio de las comunidades campesinas, la región Cajamarca y el Estado peruano". Durante la apertura de sobres, también presentó su oferta la Compañía Minera Milpo S.A.A, que ofreció 250 millones de dólares por precio de transferencia y 1,875 % en concepto de regalías. Proinversión precisó que el proyecto, ubicado en terrenos de las comunidades campesinas de Michiquillay y La Encañada, "se encuentra constituido por un yacimiento del tipo pórfido de cobre, con contenido de minerales de cobre, oro, plata y molibdeno". "Los recursos de mineral presentes se estiman en más de 1.100 millones de toneladas", acotó. El director ejecutivo de ProInversión, Alberto ecco, consideró que hoy ha sido "un día histórico" para las comunidades campesinas de Michiquillay y La Encañada, porque después de casi 60 años se ejecutará un proyecto que, según dijo, dará prosperidad a sus familias, a las zonas aledañas y la región Cajamarca. "Confiamos que con el acompañamiento del Estado este proyecto será social y ambientalmente responsable, y ejemplo de minería sostenible en el país", señaló. Proinversión sostuvo que, a inicios de diciembre, las comunidades de Michiquillay y La Encañada se comprometieron "a fortalecer el desarrollo integral del proyecto manteniendo un ambiente social adecuado que haga viable su desarrollo sostenible". En virtud de los acuerdos suscritos con los comuneros, el Estado incluyó en el contrato de transferencia una serie de compromisos sociales que deberá cumplir el adquirente de la concesión. En ese sentido, Proinversión señaló que el proyecto dará beneficios sociales y económicos a las comunidades campesinas, mediante la contratación de mano de obra y de bienes y servicios locales, la dinamización de la economía territorial y la distribución del canon, regalías y derechos de vigencia para obras en favor de la población. También, con el apoyo en el fortalecimiento de capacidades, que complementarán los programas del Estado para el desarrollo de la población. Y en temas ambientales, con un manejo adecuado de los recursos de agua, aire, suelo, así como con un "cuidado integral" del medio ambiente con respeto de las normas nacionales y estándares internacionales, concluyó la nota oficial.

Lee también

Comentarios