Economía

Estados Unidos modera su crecimiento al 2.5 % en el último trimestre de 2017

Estados Unidos modera su crecimiento al 2.5 % en el último trimestre de 2017

Estados Unidos modera su crecimiento al 2.5 % en el último trimestre de 2017

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 2.5 % en el cuarto trimestre de 2017, una décima por debajo del 2.6 % calculado previamente, con lo que el crecimiento en todo el año se situó en el 2.3 %, informó hoy el Gobierno. El dato divulgado hoy por el Departamento de Comercio en su segundo cálculo del cuarto trimestre de 2017 coincidió con las estimaciones de los analistas, que también habían anticipado un 2,5 % de expansión entre octubre y diciembre, menor al 3,2 % registrado en el tercer trimestre. En comparación con el mismo período del año anterior, este indicador macroeconómico mejoró sustancialmente, ya que en el último trimestre de 2016 el PIB estadounidense había crecido un 1,8 %. El informe destacó el gran aumento en el gasto de los consumidores, que supone más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, y subió un 2,58 %, y el buen momento de la inversión del sector empresarial. Por otro lado, el documento atribuyó la ligera revisión a la baja del PIB de una décima porcentual respecto al cálculo previo al descenso en la inversión privada. Los mercados recibieron positivamente el dato del PIB y Wall Street abrió al alza, de modo que el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subía un 0,39 % al inicio de la jornada. El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca presentó hace una semana un informe en el que proyectó un crecimiento anual del PIB del 3,1 % para 2018 y cifras superiores a los tres puntos porcentuales hasta el fin del mandato del presidente, Donald Trump, en 2020. Esta previsión coincide con la promesa que hizo al llegar al Despacho Oval Trump, que dijo que la tasa anual del PIB estadounidense crecería más de un 3 % bajo su mandato, un dato aupado por un ambicioso plan que supone la mayor reforma fiscal del país en varias décadas y que significa un notable recorte de los impuestos a las empresas y, en menor medida, muchos estadounidenses. "La reforma fiscal está dando ya resultados: están beneficiando a los trabajadores y negocios estadounidenses, dando beneficios al largo plazo y poniendo EE.UU. en el camino para una gran propesridad económica", apuntaron los asesores de Trump en ese documento, publicado el pasado 21 de febrero. Trump considera que la tasa podría alcanzar el 4 % anual gracias a este programa, un objetivo que muchos analistas consideran exagerado dado el envejecimiento de la población y los escasos avances en productividad en los últimos años. Los expertos reconocen el impulso que aportará a la economía estadounidense la reforma fiscal, pero entienden que el crecimiento será más modesto de lo que prevé Trump. En su última actualización de sus "Perspectivas Económicas Globales", presentadas en enero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó el crecimiento estimado para EE.UU., la principal economía mundial, al 2.7 % este año y al 2.5 % el próximo, impulsado por los recortes de impuestos. Esta sostenida mejora económica de EE.UU., con la tasa de desempleo en el 4.1 %, el nivel más bajo de los últimos 18 años, llevó a la Reserva Federal (Fed) a elevar en tres ocasiones los tipos de interés en 2017, la última en diciembre, hasta dejarlos en el rango de entre el 1.25 % y 1.5 %. El nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, abrió este martes la posibilidad de que el banco central realice hasta cuatro ajustes monetarios adicionales a lo largo de este año.

Lee también

Comentarios