Economía

China reprime calificación crediticia realizada por empresas de tecnología

China reprime calificación crediticia realizada por empresas de tecnología

China reprime calificación crediticia realizada por empresas de tecnología

El banco central de China está frenando los esfuerzos de Tencent y Alibaba para crear un polémico “puntaje de crédito social” con los datos sobre las compras y el comportamiento social de los ciudadanos. Las empresas han estado trabajando en programas piloto para otorgar puntajes de crédito a los consumidores basados en parte en sus actividades en línea. El objetivo es llenar un vacío en el sistema financiero de China, que carece de registros institucionales de la solvencia de los individuos, pero los métodos han generado preocupación de que “Gran Hermano” se está entrometiendo en la vida privada de los ciudadanos chinos. La iniciativa piloto se ha convertido en un tira y afloja con el banco central, que está desarrollando su propio sistema de clasificación, en medio de temores de que los conglomerados de tecnología podrían aprovechar la atracción de obtener mejores calificaciones para los consumidores chinos para vender sus productos financieros. La semana pasada, Tencent se vio obligado a suspender un sistema de prueba a nivel nacional menos de un día después de su lanzamiento, bajo la presión del Banco Popular de China (PBoC). La compañía no ha comentado más allá de su anuncio de suspensión de la "prueba beta" en el que aseveraba que estaba "acelerando actualmente la actualización". "Los reguladores quieren asegurar que primero se desarrolle un modelo factible, y después quieren crear una aplicación más amplia y establecer estándares de la industria", dijo Dong Yizhi, abogado de Yida Law Firm en Shanghái. "Tencent se apresuró demasiado en este momento". El movimiento para frenar la calificación crediticia privada resalta lo que los observadores de la industria consideran un dilema para Beijing conforme los grupos tecnológicos Alibaba y Tencent crecen cada vez más: la posibilidad de que estos conglomerados, que incluyen importantes operaciones financieras, se están volviendo demasiado poderosos. Un funcionario del PBoC dijo que el sistema beta de Tencent se suspendió porque fue visto como un obstáculo al lanzamiento del sistema de calificación crediticia del gobierno, que será autorizado dentro de unos meses. Beijing planea implementar un sistema nacional para 2020. El PBoC está preocupado de que los puntajes de crédito determinados por Tencent y Alibaba se utilicen como herramientas de mercadeo para vender productos, incluyendo inversiones arriesgadas, agregó. La profundidad de los datos que se están compilando también aumenta los temores sobre la seguridad de los datos de los consumidores. Ninguna de las ocho empresas seleccionadas por el PBoC en 2015 para realizar los programas piloto iniciales, incluyendo Tencent y Sesame Credit de Alibaba, recibió una licencia para lanzar servicios de clasificación crediticia utilizando datos sociales. Mientras tanto, Baihang Credit Scoring — el servicio de clasificación crediticia respaldado por el gobierno y también conocido como "Xinlian" — aún no está operativo. El principal rival de Tencent, Sesame Credit, es administrado por la filial de Alibaba, Ant Financial. Sesame Credit ha desplegado su calificación crediticia social mucho más rápido que Tencent, pero aún enfrenta resistencia del regulador, dijo el Sr. Dong. "Sesame Credit definitivamente está pasando por momentos difíciles también", dijo. Ant Financial se negó a comentar. Los puntajes de crédito social son parte de un esfuerzo del gobierno para expandir los servicios financieros, incluyendo las tarjetas de crédito, a cientos de millones de chinos que carecen de garantías o un historial financiero. Se alentó inicialmente a las empresas privadas de tecnología financiera a competir para crear una base de datos de historiales crediticios desde cero lo más rápido posible. Los resultados de estos programas piloto suscitaron preocupaciones acerca de la vigilancia intrusiva en un país donde hay pocas protecciones de la privacidad individual. Algunas métricas eran irrelevantes, incluyendo las propuestas para tener en cuenta las rutinas de ejercicio o la hora del día en que las personas se conectaban. Otras eran más siniestras, como los esfuerzos para calificar "honestidad" o "confiabilidad" al vincular los puntajes de crédito a las publicaciones de los amigos en las redes sociales. Han surgido casos de personas que no pueden viajar en tren debido a marcas negras en sus puntajes de crédito. También han descubierto que carecen de medios para desafiar el puntaje. Recientemente, los abogados chinos han advertido contra las aplicaciones de teléfonos celulares que permiten a las empresas extraer datos de usuarios para bases de datos de puntaje crediticio. Los periódicos advirtieron sobre un caso en el que un hospital vendió datos sobre 50,000 recién nacidos a compañías que comercializan productos para bebés. Algunos expertos creen que se les ha instado a los medios chinos a cubrir el uso indebido de datos personales con el fin de alejar a la población de la competencia en los sistemas de calificación crediticia de las empresas privadas y generar confianza en el sistema administrado por el gobierno. Copyright The Financial Times Limited 2018 © 2018 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Lee también

Comentarios