Devotos salvadoreños ya ven a monseñor Romero como un santo

Con gafas, sonriente y con el cabello muy corto, el rostro del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero se aprecia desde sellos postales y bustos hechos a mano que están a la venta en la catedral de San Salvador.