Tendencias

Deforestación se ralentizó en las últimas tres décadas

El mundo sigue perdiendo sus bosques, pero a un ritmo mucho más lento que en las décadas anteriores. Según la FAO, desde 1990, se han perdido 178 millones de hectáreas.

Nuestros bosques. Según un estudio del MARN,  el país  tiene un total de 799,209 hectáreas de bosque, lo que cubre el 37.9 % del territorio.

Nuestros bosques. Según un estudio del MARN, el país tiene un total de 799,209 hectáreas de bosque, lo que cubre el 37.9 % del territorio.

El mundo sigue amenazado por la deforestación, sin embargo, en los últimos 30 años se redujo la velocidad con la que se están perdiendo los bosques por el esfuerzo de algunos países y por la expansión natural.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) desde 1990 se han perdido 178 millones de hectáreas de bosque, una superficie aproximadamente comparable al país africano de Libia, que es 84 veces más grande que El Salvador.

En la década de 1990 se perdían 7.8 millones de hectáreas al año, para la década del 2000, la cifra se redujo a 5.2 millones y en los últimos 10 años, la pérdida llegó a 4.7 millones de hectáreas al año.

África fue el continente en donde se redujo con más fuerza la superficie forestal en la década de 2010, con 3.9 millones de hectáreas menos, aunque en las décadas anteriores fue América del Sur donde se dieron más pérdidas, con 5.2 y 5.1 millones de hectáreas menos en las décadas de 2000 y 1990, respectivamente.

Los datos de FAO son por continente o región y Centroamérica es un solo bloque con América del Norte. La variación ha sido poca, se perdieron 0.3 millones de hectáreas en la década de 1990, en los 10 años siguientes, se recuperaron 0.2 millones y finalmente, en los últimos años, hubo otra pérdida de 0.1 millones de hectáreas.

No obstante, la diversidad de los países que componen ese bloque hacen difícil imaginar la realidad de El Salvador.

De acuerdo a un estudio que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) encargó a una firma extranjera en 2018, el país más pequeño de Centroamérica tiene un total de 799,209 hectáreas de bosque, el 37.9 % del territorio.

La mayoría de esa superficie, es decir 463,714 hectáreas, es algo que el MARN califica como bosques secundarios, que se caracterizan por tener vegetación leñosa que se desarrolló una vez que la vegetación original fue eliminada por actividades humanas o fenómenos naturales.

Otro recurso natural importante es el bosque cafetalero, que para 2018 era de un total de 174,834 hectáreas, o del 8.29 % del territorio total del país. El café integra otros árboles que se utilizan como sombras y cortinas. Algunos productores además integran otro tipo de hierbas, que algunos consideran malezas, pues ayudan a mantener la humedad en el suelo.

El Salvador tiene otros bosques en áreas más pequeñas, como los manglares.

La FAO también aboga por un manejo forestal, algo que si bien se está dando en todo el mundo, no todos lo están implementando al mismo ritmo. La mayoría de los bosques en Europa tienen planes de manejo, pero estos planes existen para menos del 25 % de los bosques en África y solo el 17 % en América del Sur.

"Los planes de gestión sostenible a largo plazo son cruciales para reducir la deforestación y aumentar la protección forestal y los servicios de los ecosistemas que proporcionan dicho ecosistemas. Los planes de gestión también pueden guiar las prácticas de restauración forestal y el aumento de la cubierta forestal teniendo en cuenta consideraciones sociales, económicas y ambientales ", dijo Pieter van Lierop, oficial forestal de la FAO.

A escala mundial, 1,150 millones de hectáreas de bosque, el 30 % del total, se manejan para la producción de madera y productos forestales no madereros. Además, 749 millones de hectáreas están destinadas a usos múltiples, que incluye la producción. Mientras que unas 424 millones de hectáreas de bosque, el 10 %, son para la conservación de la biodiversidad. En total, se han designado 111 millones de hectáreas desde 1990 para este fin, de las cuales la mayor parte fue asignada entre 2000 y 2010.

La FAO también informó que a escala mundial, la mayor parte de las plantaciones forestales se encuentra en América del Sur, donde representa el 2 % del área forestal total de esa región. Si bien el 44 % de las plantaciones forestales del mundo están compuestos por especies introducidas, en América del Sur consisten casi por completo de este tipo de especies.

"Las plantaciones son importantes para reducir la presión sobre los bosques naturales, para satisfacer la demanda de madera y otros productos forestales. Es clave resaltar que el establecimiento de plantaciones tiene que considerar especies apropiadas, criterios de conservación de la biodiversidad y prácticas y modelos de manejo para reducir los riesgos de incendio. Y nunca deben sustituir el bosque natural ", explicó van Lierop

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines