Tendencias

El amor llega también por el estómago

El amor llega también por el estómago

El amor llega también por el estómago

“La cocinera de Castamar” (Editorial Planeta, 2018) de Fernando J. Múñez se desenvuelve en la España del siglo XVII, en una época plagada de intrigas palaciegas posterior a la guerra de sucesión que llevó a Felipe V de Borbón al trono.

En la novela, el autor español cuenta la historia de Clara Belmonte, una joven que perdió todo cuando su padre, un médico, murió en la guerra, y que debió recurrir a su pasión por la cocina para poder sobrevivir.

De esa manera, Clara llegó a prestar servicio a la casa del duque de Castamar, como oficial de cocina primero hasta convertirse en la titular, y donde a golpe de cocidos, consomés de aves, natillas y pasteles de crema comenzó a labrarse fama y a romper la coraza del jefe de familia, viudo y cerrado al amor. 

Esa sería una sinopsis perfecta para una novela romántica, pero Múñez logra convertir las 768 páginas de su libro en un placer culposo y adentra al lector con mucho detalle a un mundo de intrigas y venganza. Un  mundo donde las apariencias y las buenas formas marcan la pauta; donde las clases sociales están bien definidas y la jerarquía, a pesar de todo, se mantiene; y donde las mujeres son oprimidas y están al servicio de los hombres, sea cual sea su clase social. 

Pero el autor logra también seducir con sus líneas y hace que los aromas de los fogones y los sabores descritos, regados con la complicidad de los buenos vinos, dominen los sentidos de quien lo lee hasta convertirse en un colosal banquete sensorial.

 “Clara terminó de revisar la volatería asada y roció las piezas de nuevo con la reducción que había preparado a base de manteca, polvo de pimienta, pan rallado y yema de huevo. Habían asado muchas aves para luego aderezarlas con miel, melaza y confituras...”, describe Múñez en una parte de su libro con particular dominio, haciendo que la cocina de la casa se vuelva el epicentro de su historia y que los libros clásicos de cocina romana, napolitana y francesa se vuelvan claves en el lenguaje secreto que guía a los protagonistas.

Personajes

Múñez crea para su obra personajes redondos y con mucho encanto. Su protagonista, aparte de ser la mejor cocinera, es una mujer “demasiado preparada para la época”. Sabe latín, italiano y francés y no se deja amedrentar por nada, lo único que la detiene son los lugares abiertos.

Úrsula, “la dueña”, es quien controla todo el servicio de Castamar; su carácter de hierro esconde un doloroso secreto. Diego de Castamar es el duque. La nobleza en este caso no es solo un título. El protagonista es un hombre de fuertes valores y convicciones, a pesar de haber perdido a su mujer en un supuesto accidente.

La lista de buenos personajes no termina ahí. Desde la madre del duque hasta el jardinero tienen un encanto especial que logra atrapar al lector de esta llamada “ficción histórica”.

Este libro es para aquellos que gustan de las historias detalladas y no temen a los libros de gran volumen. Aunque por lo mismo, lo ideal es leerlo en casa acompañado de un buen tinto de Ribera del Duero

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines