Tendencias

Masacre en Nueva Zelanda cuestiona controles de YouTube y Facebook

Masacre en Nueva Zelanda cuestiona controles de YouTube y Facebook

Masacre en Nueva Zelanda cuestiona controles de YouTube y Facebook

Videos en los que se ve el tiroteo siguen disponibles, a pesar de declaraciones de las compañías.

Cualquiera que use redes sociales lo sabe. Subir un video que incluya parte de una canción o un segmento de una película es arriesgarse a verlo bloqueado en cuestión de minutos. ¿Cómo es posible, entonces, que un neonazi con armas automáticas pueda transmitir en vivo una masacre en la que cobró las vidas de casi medio centenar de personas, sin que ninguna de las redes más importantes del mundo actúe para impedir que ese contenido se viralice?

La celeridad que no se vio para desmontar los contenidos replicados sí la exhibieron Facebook, Twitter y YouTube para señalar que actuaron “rápidamente” para eliminar el video original. Lo cierto es que al momento de redactar este artículo, varias horas después de los hechos y de haber sido cargadas en la cuenta de Facebook del presunto autor del ataque, usuarios de todo el mundo siguen reportando que las imágenes siguen estando disponibles. 

En todos los casos, el video que muestra los asesinatos en Christchurch, Nueva Zelanda, ocurrido este viernes -y que deja hasta ahora 49 personas muertas- se encuentra con búsquedas simples, usando los términos más obvios, incluso si la búsqueda se hace en español.

También el manifiesto de odio del sospechoso, en el que señala su admiración por el presidente de EE. UU., Donald Trump, y su desprecio por todos los musulmanes, sigue publicado en numerosas páginas.

Facebook, YouTube y otras plataformas de redes sociales han expresado públicamente su voluntad de luchar para eliminar el contenido ofensivo de sitios web que generan miles de millones de dólares en ingresos publicitarios. En Estados Unidos, esos sitios también han sido criticados por difundir información política intencionalmente errónea. El tema llevó el año pasado al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, a testificar ante el Congreso. 

Pero a pesar de las declaraciones, cuando se necesitan los controles, estos suelen brillar por su ausencia. En agosto, un ataque en un torneo de videojuegos Madden 19 en Jacksonville, Florida (EE. UU.), fue transmitido en directo.

A principios del año pasado, la estrella de YouTube, Logan Paul, publicó un clip de un cadáver colgado de un árbol en Japón, lo que llevo al portal de videos, propiedad de Google, a retirar sus canales de su programa publicitario preferente. En el caso de Christchurch, justo antes de que abrir fuego, el atacante instó a los espectadores a suscribirse al popular canal de YouTube PewDiePie, que a su vez ha sido criticado por publicar imágenes ofensivas en el pasado. 

En respuesta, YouTube dijo que está "trabajando y haciendo un seguimiento para eliminar cualquier contenido violento". "Nuestros corazones están destrozados por la terrible tragedia de hoy en Nueva Zelanda", dijo YouTube, operado por Google, en una publicación de Twitter. 

Facebook también emitió un comunicado rápidamente para contener las consecuencias. “La Policía nos alertó sobre un video en Facebook poco después de que comenzara la transmisión en vivo y eliminamos rápidamente las cuentas de Facebook e Instagram del atacante", dijo la empresa en su cuenta de Twitter. “También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo al crimen y al autor o autores tan pronto como tenemos conocimiento”, anota.


Mia Garlick, de Facebook en Nueva Zelanda, dijo: "Continuaremos trabajando directamente con la Policía de Nueva Zelanda a medida que su respuesta y la investigación continúan".

Esta semana, el sentimiento negativo hacia Facebook ha alcanzado el nivel más alto en casi ocho meses en la red social competidora Twitter, mientras el grupo se apresuraba a solucionar una falla técnica de alcance mundial y se enfrentaba a informaciones de una posible investigación de un gran jurado. 

Felix Arvid Ulf Kjellberg, quien usa el apodo de PewDiePie, dijo en Twitter que le causa "una repulsión absoluta” que el atacante de Nueva Zelanda pronunciase su nombre.

La AFP analizó una copia del video publicado en Facebook Live, que muestra a un hombre blanco de pelo corto yendo en coche hasta la mezquita Masjid al Noor. Cuando entra en el lugar empieza a disparar. En algunos casos, el momento en el que las víctimas son abaleadas es registrado en primer plano. El clip evoca la estética de los videojuegos de disparos en primera persona.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines