Tendencias

Revuelo sobre inteligencia artificial impulsa beneficios de política

Las burbujas de inversión son a menudo el preludio del despliegue de tecnologías disruptivas.

Revuelo sobre inteligencia artificial impulsa beneficios de política

Revuelo sobre inteligencia artificial impulsa beneficios de política

Las burbujas de inversión son a menudo el preludio del despliegue de tecnologías disruptivas.

  Aquí hay dos declaraciones aparenteme

nte contradictorias pero sorprendentemente consistentes sobre la inteligencia artificial (IA). En primer lugar, la I A está masivamente sobrevalorada. En segundo lugar, e sto es algo bueno.

Actualmente, cuando hablas con la mayoría de los expertos en inteligencia artificial, se burlan de al gunas de las afirmaciones más exageradas sobre la tecnología. Ellos ridiculizan la "IA artificial" que se vende a los jefes corporativos aturdidos y a los inversores crédulos.

A menudo, existe una falta de claridad sobre lo que significa el término IA. En muchos casos se refiere al aprendizaje automático, que puede describirse mejor como estadísticas computacionales, o, más crudamente, como etiquetar cosas. La IA puede tener muchos usos importantes, pero ciertamente no es un polvo de duendes alquímico que se puede esparcir sobre cada metal base para convertirlo instantáneamente en oro.

El "ciclo de sobreexpectación de Gartner", que intenta trazar las expectativas de varias tecnologías contra su viabilidad comercial, reconoce que el "aprendizaje profundo", una de las ramas más modernas de la IA, está en el "pico de las expectativas infladas". Como el "tech wreck" (naufragio tecnológico) del mercado de valores quizás esté indicando, el ciclo de exageración de la IA también podría estar cambiando y pronto podría caer en el "abismo de la desilusión".

Pero, como ha escrito la historiadora económica Carlota Pérez, una burbuja de inversión especulativa es a menudo la condición necesaria para el despliegue masivo de tecnologías disruptivas. Las cinco olas tecno-económicas en los últimos tres siglos — industria, ferrocarriles, electricidad, automatización masiva y tecnología de la información — estuvieron acompañadas de burbujas seguidas por declives que a su vez fueron seguidos por auges, a veces repetidamente.

Hay una historia detrás de la "ley de Amara", que afirma que a menudo sobreestimamos el impacto de las tecnologías emergentes a corto plazo y las subestimamos a largo plazo.

A pesar de las limitaciones actuales de la IA, pocos investigadores dudan de su potencial a largo plazo para transformar sectores como la salud, el transporte, la energía y la educación. La revolución de la IA tiene un fundamento real impulsado por la disponibilidad de los conjuntos de datos masivos y la computación poderosa.

En particular, los avances en el reconocimiento de texto, imagen y voz a nivel humano nos permitirán crear nuevas formas de hacer las cosas. Tal vez se desperdicie parte del capital que se arroja a la investigación de la IA, pero uno de los beneficios ha sido ayudar a preparar el despliegue de la tecnología.

Hay un segundo beneficio del revuelo acerca de la IA: concentrar las mentes de los responsables políticos en esta tecnología de propósito general. Las tensiones entre la exageración a corto plazo y las expectativas a largo plazo para la IA se debatieron en un coloquio celebrado recientemente en Toronto por el Consejo del Reino Unido y Canadá, que reunió a expertos en el campo de la IA y formuladores de políticas de ambos países. Canadá y el Reino Unido están en la parte superior del segundo nivel de las potencias con respecto a la inteligencia artificial, detrás de EUA y China, y a ambos les gusta pensar que tienen un papel que desempeñar en el debate de la política global.

Algunos de los debates se centraron en el desafío político y geopolítico. Si los datos son la materia prima para los programas de inteligencia artificial, ¿qué significa para los gobiernos nacionales cuando las empresas multinacionales, como Google y Facebook, controlan gran parte de ellos? ¿En qué medida puede esto erosionar la soberanía democrática y la acción política?

Las formas en que se puede abusar de la IA también son amplias y aterradoras, desde la tecnología de reconocimiento facial y los robots asesinos, hasta la guerra cibernética y la propaganda computacional. Se está desarrollando una lucha geo-tecnológica por la supremacía entre EUA y China, que algunos han descrito como una nueva carrera de armamentos.

No hay duda de que la IA tendrá un profundo impacto económico a largo plazo, principalmente para el bien. Pero la disrupción resultante tendrá que ser manejada cuidadosamente. Hoy, los populistas gritan contra los inmigrantes que roban nuestros trabajos. Mañana, pueden estar gritando sobre los robots.

A medida que los algoritmos dominan áreas cada vez más amplias de nuestras vidas, debemos garantizar la imparcialidad social e individual a la hora de automatizar decisiones sobre los préstamos bancarios, la selección de empleos o las sentencias judiciales. La autora Cathy O’Neil describe los algoritmos como "opiniones integradas en el código". Es importante que esas opiniones también reflejen los puntos de vista de las mujeres, los diversos grupos étnicos y las 3 mil millones de personas en el mundo que aún no han entrado en línea, no sólo los puntos de vista de los hombres ricos y blancos de California.

No hay soluciones simples y claras para muchos de estos desafíos. Pero al menos ahora ha comenzado un vigoroso debate. Si la exageración y el revuelo han ayudado a desencadenar un mayor escrutinio público, entonces han sido útiles.

Copyright The Financial Times Limited 2018

© 2018 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines